Páginas vistas en total

sábado, 24 de noviembre de 2018

LA FISURA DE MEFISTÓFELES


LA FISURA DE MEFISTÓFELES


La sangre arde, quema
y un vapor se exhala
en este entorno frío. Aquí.

No muy lejos la metralla
y los hogares incendiados
no dejan sentir la helada,
salvo que una bomba reviente tus órganos,
fuego de milésimas de segundo
y después la muerte,
el polvo, la nada.

Hay una estancia diferente
en cada país,
estados opuestos:
Venta y riqueza a un lado,
donde revive el fascismo;
aniquilación, usurpación de sus recursos
que arrastra metro a metro
a los emigrados
por encima de cadáveres
al otro.

El planeta tiene una brecha
de donde salen demonios
con corbata, chofer,
 un maletero repleto de armas,
que practican natación
en piscinas llenas de billetes nuevos
impresos con la sangre del pueblo.

MARÍA RAMOS GALLARDO. "DÓNDE EL RECICLAJE DEL HOMBRE". 2018 ©
INÉDITO

miércoles, 10 de octubre de 2018

DEMENTE


DEMENTE


Tonta de remate,
ciega hasta la demencia,
buena desde la imagen
aguada y nebulosa de las lágrimas
que se desploman sobre la sonrisa
por precripción médica.
(Hay que teatralizar el dolor,
esconderlo, sobrepintarlo).

Tonta, mema, boba, necia,
a años luz
desde donde todos me nombran
y muda de fonética silenciada
mas no de grafías,
aquellas que te perfilan
en un mundo construido de deseos
sin pies,
deseos colgantes
que adornan como farolillos de feria
estas sinapsis desequilibradas.
Tan lejos del disfraz de aventurera
que busca tesoros
y no duda de su presencia
en cualquier rincón oculto.

Hay tanta tristeza
en querer y no tener fe,
en subsistir y no vivir,
en pensarte tanto tiempo
y que seas un amor imaginado.
Hay tanta tristeza
cuando abrazas un poema
y no un cuerpo,
en huir de lo real
porque duele,
que ser poeta se convierte
en la estampa de una payasa
bajo la lona de un circo
                               de la que nadie se ríe.

MARÍA RAMOS GALLARDO. "LÍRICA PENTATÓNICA". 2018 © INÉDITO

martes, 25 de septiembre de 2018

LA INCERTIDUMBRE CONOCIDA


LA INCERTIDUMBRE CONOCIDA


Siempre quise tener mi propio lago en el jardín
con una nutria jugando en sus aguas,
pero el invierno vino seco
y apenas verdea el césped.
Ni charco que moje los pies,
ni metros cuadrados para un paseo.

Me pregunto qué queda de mi.
Me digo que el horizonte,
salpicado de estrellas en las noches
y de serpientes lumínicas
que son los pueblos de los montes.
Me digo un quizás,
un a lo mejor,
un no desesperes,
un todo va a cambiar,
un ahora no lo ves
y llegará.

He conseguido
aprender a mentirme,
a traición,
para que el mañana
no sea el asesino de sombrero con solapa,
gabardina y una metralleta escondida
a punto de ser disparada.

Primero respiro,
después pienso en nutrias.

MARÍA RAMOS GALLARDO. "METALINGÜÍSTICA EN VENA". EDITORIAL LINEAS DIFUSAS. 2016 ©


sábado, 26 de mayo de 2018

GHOST

GHOST


Se van borrando los contornos, lo siento.

Levedad del cuerpo que, sin querer,
traspasa el muro hacia la cama.

Los zapatos de tacón
en mitad de la habitación.
Y en el espejo nada.

Un fantasma cruza la estancia,
se tumba en la cama hecha en la mañana,
sueña, reposa,
en lo invisible,
después de perder otra vez.

La seda de un sujetador duerme en el sillón.
Fue elegido con premeditación y alevosía,
a juego con el erotismo
muriente en la última neurona
apoyada en la almohada.
                                      
Reinventarse y salir,
sabiendo de una desvanecida vuelta
                                           a los huecos vacíos.

Y todo porque me apetece así.
Joder, no queda whisky…
Me desvanezco.

MARÍA RAMOS GALLARDO. "UN ENTE EN EL DIVÁN". EDITORIAL EXLIBRIC. 2018 ©

martes, 8 de mayo de 2018

HUELLAS


HUELLAS


Viene y va la luz entre corrientes alternas
de aire arrebatado y dramático
filtrado en resquicios y oquedades
pero no alcanza más allá de la dermis,
donde ésta se torna paredón defensivo
con almenas armadas,
un castillo, un armazón que protege
un universo devastado,
una constelación de órganos marcados.

Un dibujo, cinco dedos
recubren un corazón que convulsiona
en la mano que aprieta y no suelta.

Huellas dactilares y adn extraño
estrangulando la aorta
desde el recuerdo
que se me antoja milenario
y que consume el oxígeno
ahí donde el pulmón
                         soporta la redondez de un pellizco
incisivo y continuo,
aunque duerma.
                                              
Aún me pregunto qué poder mayor que la luz
te filtró en mis huesos
y dejó una réplica interminable
de tu abominable desapego.

MARÍA RAMOS GALLARDO. "UN ENTE EN EL DIVÁN". EDITORIAL EXLIBRIC. 2018 ©

martes, 27 de marzo de 2018

EL GRITO


EL GRITO


No es abrir una pequeña caja de madera
con un recuerdo querido dentro.
No es recrear una caricia,
ni rememorar hojas al viento.
Ni el abrazo.
Ni el beso.

La única hoja que hay es un papel
que te desafía y te ciega,
y frente a él un grito sin forma,
solo fondo.
Hondo aullido interior del escritor,
puto grito del descalabro
cuando asoma en las lindes
de lo suprarreal
al otro lado del cerebro
y de lo supuesto sano.

Y luego ordénalo.
Dale una voz.
Con la cabeza abierta en dos,
una mitad babeando,
otra mutilando.
No sea que el lector no entienda,
o se ofenda,
o enloquezca.

Hay que tener ovarios para ser poeta.
Y unas metafóricas alas,
               que no te convierten en mariposa,
para sobrevolar los precipicios
de neuronas murales
y volver,
como si nada.

MARÍA RAMOS GALLARDO. "UN ENTE EN EL DIVÁN". EDITORIAL EXLIBRIC. 2018  ©

lunes, 12 de marzo de 2018

UNA GRIETA EN EL SUELO


UNA GRIETA EN EL SUELO


Me prohibieron mirar a los ojos.
¡Intuición, caca, eso no!

Sentada en un banco del parque
pasan unas botas altas con tacones,
unas zapatillas rojas
(deben ser cómodas),
cuatro patas peludas.

Cae una colilla encendida.
Esa se queda.
En su proceso combustible y cadavérico
calienta a los insectos.

¿Tienen frío las hormigas?

¿Tiene ojos el frío?

No puedo mirar a los ojos.

Una paloma, dos, una tribu
persiguiendo gusanitos de queso
de una niña distraída
pasan del salto al vuelo.

Cilindros giratorios de una rueda
y otra rueda
al trote machadiano.
(Se hace camino al andar).

Un bastón, una punta de paraguas,
unas bolsas colgando,
un trozo de papel…
                                      
Pasan
delante de estos ojos
que no encuentran
la puerta del infierno
en una loseta rota.

MARÍA RAMOS GALLARDO. "METALINGÜÍSTICA EN VENA". 2016. EDITORIAL LÍNEAS DIFUSAS. ©